Mi profunda reflexión de todo esto

Yo no puedo vivir una vida vacía como la tuya, lo quiero todo; las perturbadoras altas, las terribles bajas,la gris mediocridad! Claro, puedo perturbar a algunos recatados con mi arrogante paso y mi olor a almiscle. La verdad es que yo nunca podré ser uno deesos borreguitos modelos de la sociedad, de esos que enrollan sus lenguas, enchinan sus barbas y deliveran sobre lo que deben hacer con ese Sergio Hernández.

¿Paranóico yo? ¡Ah, ha!

0 comentarios: