Mi cristianda'

Si señor, yo creo en Dios (Jehova) y en el Señor Jesucristo...

No me avegüenza decir que fui cristiano evangélico apostólico y lo que le siga. Cuando era niño muy niño mi papá era un pedote y siempre andaba del chongo con mi madre. Un día unos vecinos coquetos y de abolengo le regalaron a mi mamá un libro que se titula Cerdos en la Sala, que básicamente nos habla de toda la porquería en la que nada la iglesia católica. En aquella lejana época, mi madre santa era una fiel devota de la Virgencita de Guadalupe (mi hermana cargará para siempre con la desdicha de llamarse Jessica Guadalupe, gracias a esa devoción... háganme el favor) y recibió el libro con cierta molestia (ira). Lo tuvo arrumbado hartos meses hasta que un día no había nada mejor que leer en el baño y que se lo chuta. Les jurito que no les miento cuando les platico lo siguiente:

Un día regresé de la escuela y sopas, que me encuentro a mi mamá toda pálida tumbada sobre el sofá (cual sofá, una pinche sillota) con el libro en las manos y con la misma cara que seguro puso Pavarotti cuando lo hicieron caminar en tacones de aguja. Yo me saqué todo de onda y le pregunté que qué le pasaba, pero nunca me contestó. En eso que llega mi papá y se encierran en su recámara.

De lo siguiente que me acuerdo es que ese domingo ya no fuimos a misa, dejamos de persignamos y mi mamá quitó y quemó tooooodo lo relativo al catolicismo. La habían convertido.

Pasó un tiempo y mi papá también se convirtió, creo que mi mamá lo amenazó con dejarlo porque hasta maletas hicimos. Dejó de ser pedote y ya no se peleaba con mi jechu.

Claro que en el proceso mi hermana y yo nos convertimos a huevo y sin saber a qué, íbamos todos los domingos a otro templo (cosa que agradecí mucho porque en el católico habían unos vitrales muy espuki) y nos deciamos hermanos de todos. Cantabamos alabazas, dejamos de
rezar y empezamos a orar, dábamos nuestro diezmo (cosa que también agradecí porque a raiz de eso mi papá nos empezó a dar mesada), y yo memorizaba capítulos bíblicos que ya no hablaban sólo de lo mal que me iba a ir en el infierno.

Debo decir que esa fue una época muy padre en mi familia, la felicidad se podía oler y mi raza prosperaba como nunca. Fue ahí donde mi fé se formó, donde nació en mí la ceencia de que verdaderamente existía un Señor todopoderoso que podía convertir a un pedote irredento en el mejor papá del mundo.

Pero entonces algo cambió... dejamos de ir a la iglesia o en el mejor de los casos llegábamos cuando ya casi todo se había terminado. Empezábamos a pelear porque se nos hacía tarde, yo me gastaba el diezmo en las maquinitas, mi hermana ya no participaba en el coro, mi mamá se cansó de cuidar bebés en el cunero y todo se fue a la mierda.

Dejamos de orar antes de la comida, dejamos de leer la biblia, nos peleábamos por cosas estúpidas, nos insultábamos y poco a poco fuimos perdiendo la fé.

Ahora las cosas no son tan distintas y el único que mantiene su fé y todas sus creencias intáctas (a pesar de ser el que más errores ha cometido) es mi papá. Se nota que se esmera por ser mejor persona, cosa que ninguno de nosotros hacemos siquiera el intento. Yo cambié mucho a raiz del nacimiento de mi bebé, el fue mi salvador de carne y hueso. En mi casa se siguen peleando por las mismas idioteces y de unso meses para acá van todos los domingos al culto y participan en muchas actividades. Yo me niego a ir por todas las cosas que he visto de los cristianos y su religión, no porque no crea en Dios. Si tuviera que denominarme sería como cristiano protestante, que según yo y si no es así perdonaran mi ignorancia, creen en Dios, en Jesucristo y nomás, sin santos ni virgencitas. Pero para mi las religiones no son más que basura, reglas hechas por hombres para esclavizar hombres. Les quitan su dinero con los diezmos y de eso viven los pastores que pudiendo trabajar en otra cosa prefieren no hacerlo (salvo algunas excepciones que me constan). Les prohiben cosas que interpretan de la biblia a su antojo, siendo que las 10 reglas impuestas por Dios requieren del mínimo de sentido común para ser comprendidas. Bien dijo Jesucristo... Dejadles, son ciegos guías de ciegos.

Y pos no, la neta no soy religioso ni mocho ni nada de eso, simplemente tengo fé en algo que VÍ y que VIVÍ, muchas veces rogué por ayuda en esto o en aquello y la recibí, muchas veces rogaron por mi salud y me alivié, muchas veces no tuve con quien hablar y Él me escuchó. Eso es para mi la fé, no el asistir a templos o iglesias y dejar ahí hasta lo que no tienes para que dios y la virgencita te perdonen, hacer sacrificios inhumanos y hasta matar (verdad Isabel?) por creencias vanas, rezar como tarado no se cuantas veces la misma frase porque tu dios todopoderoso es tarado, sordo o simplemente se hace wey, hacerle fiesta a un mono de palo que ni oye, ni vé ni habla, pero que según tú te puede conseguir marido.

Pero bueno, cada quien es libre de pensar, vivir y hacer como se le dé la gana. Hay a quienes en eso se les vá la vida, viejitas que no tienen otra cosa más que su fé y se aferran a ella, pero viven bajo las normas de esa fé y no andan predicando lo que ni siquiera hay en su propia casa.
 
Y todo esto porque hoy me encontré la foto de una película cristianoide que ví como 800 veces cuando escuincle y que protagonizan Fernando Changherotti y el Sebas Ligarde... ya ni me acuerdo que andaba buscando en realidad.

Ira, ira

Que diversión : )

Ver los berrinches a nivel nacional de los teveaztecos y los televisos.

Que tristeza : (

La Selección Nacional.

No hay nada más divertido en el mundo que escuchar hablar de ética, libertad de expresión y desinterés económico a un personaje como Perro Lambiz de Con. Nada más divertido que ver a López Dóriga tomandose la foto con el mostacho veloz de TV Azteca. Nada más divertido que ver a Patty Chapoy defendiendo su libertad de decir que Peña Nieto no es tan guapo como dicen que es.

Nada más triste que ver a un Tri muerto, sin las famosas variantes, con un Nery Castillo vuelto loco, con un Salcido crecido y un capitán cometiendo errores de jugador mediocre (si no es que lo que le sigue para abajo). Hugo Sánchez dando pretextos idiotas que maticen su falta de conocimiento táctico.

Pero bueno, siempre hay cosas más importantes que el futbol y la política... y esa cosa soy YO! (no hay muchas otras cosas más importantes que el futbol).

En recientes fechas se me ha acusado de falta de espíritu patriótico, de ser un malinchista y casi casi de traidor a la Patria. Todo porque digo que el grito es una hueva, que el 15 de septiembre voy a comer en Burguer King y a tomarme 8 litros de coca-cola, veré algún churro jolibudense y luego jugaré Medal Of Honor. Me paso por el arco del triunfo a los héroes nacionales (menos a Zapata que si me cae bien y hablaba con caballos), Miguel Hidalgo, Morelos y todos esos que ni siquiera sé como se llaman, me son tan indiferentes como a Pavarotti el sobrepeso el día de hoy.

Lo que si está de la chingada es que le quiten su fiestucha a la raza, que no haya atole ni buñuelos, que el despistado no pueda salir a vender sus jochos, sus jamburguers y sus papas fritas o flan napolitano (verdad Mamá?). Está muy pinche el paniquéo que le quieren aplicar a la indiada... que no vayan porque los pueden matar los mismos evil comunists que se quieren echar al presidente... que no vayan porque los seguidores del peje son gente fea que pega bichos... que no vayan porque la poli les va a meter el dedo hasta por debajo de las uñas a ver si no traen rifles de alto poder para atentar contra gallos chulos... pinche gente, están viendo que uno está jodido y todavía lo espantan a uno, o como dirián en mi pueblo... están viendo y no ven.

Yo digo... pa que tanto teatro... al Calderas ese ni quien lo pele ni quien lo tome enserio, menos ahora que se va a echar encima a sus amiguis los de la tele y los del ife... como se le van a salir los gallos ni quien le entienda... como está bien pinche feo ni quien le tome fotos... y como está bien pinche chaparro ni quien lo vea. Así que ya no la hagan de a pedo... total, si le disparan a la cabeza la bala no le da en ningún punto letal.

Ahora, la mejor prueba de que no soy un antipatriota (o de que estoy muy jodido) y que estoy perdidamente enamorado de México es que sigo viviendo en este culo de País.