Ley del tordo

Hola Changos:

Hacía mucho que no "escrebía", pero la neta ya no puedo soportarlo más, tengo que levantar mi voz y en este caso mis dedos para hablar sobre algo que me tiene al borde del colapso.

Lo he intentado, de veras... he querido ignorarlos, he intentado hacer como que no existen e incluso me he convencido (a pesar de que ya estaba seguro de ello desde hace un buen rato) que se trata de otra de esas moditas pasajeras, que en cuanto la nueva oleada de "artistas" que lleguen con otra depravasión de algún genero musical que fue bueno en su versión original (o por lo menos ORIGINAL) esto se acabará. Pero el tiempo ha pasado y no he visto más que la incontrolable proliferación de estos prototipos del hombre trompo que se hacen llamar... no-se-como-chingados-pero-nos.queremos-vestir-como-
los-strokes-o-en-su-defecto-los-de-interpol.
Intenté ser tolerante con sus chamarras de piel viejas y que les quedan ridículamente chiquitas, intenté ser indiferente ante sus "peinados" que mi madre en algún momento habría calificado como chilapastrosos, hasta me parecía simpático verlos con sus playeras de I(corazón)NY que portaban debajo de un saco viejo y de preferencia roto, entre más de abuelito pareciera mejor. Pero ya basta! no se como expresar lo ridícula que es su moda y no sólo eso, también tengo dificultades para encontrar la palabra que describa lo penajenante que es que por el sólo hecho de vestirse así se sientan artistas... ahhhhh porque un 90% de ustedes humm... tengo que inventarles un nombre porque el anterior es muy largo... losers, se creen:

  • Cineastas
  • Creativos
  • Músicos
  • Diseñadores
  • Escritores
  • Ilustradores
  • Estilistas
  • Activistas
  • Críticos de arte
Entre muchas otras cosas, por ejemplo se cuelgan el mote (mito?) de "alternativos", que hasta el día de hoy no tengo idea de como chingados uno se hace alternativo.

No me molesta su pretención, como leí por algún otro lugar, es de risa que al sentirse y autodenominarse "creativos" no sean capaces de inventarse algo nuevo para reflejar su "creatividad" por lo menos en su apariencia física. El problema es que ya están abarcando mucho espacio, salieron de su trinchera Condechil, de su madriguera zonarosera y ahora los veo por todos lados.



Hace unos años yo era un chicho normal, con altos niveles de estrés a causa de mis dos trabajos, y mis válvulas de escape favoritas para dicho estrés eran la lucha libre y los conciertos. Pues gracias a ustedes, enjendros del demonio, ya no puedo disfrutar de dichas actividades con el mismo gusto por que:

1.- Gracias a su sobresaturación de temas relacionados con la lucha libre ya que:
ay que espectáculo tan popular es, ay que kistch son los posters de luche libre, ay que padre es fotografiar a la viejita gritando en blanco y negro, ay que falta le hace al mundo otro documental de lo dificil que es ser luchador, la lucha libre se ha sobrevaluado... más bien se le está dando el valor que merecía y como ustedes, vagabundos adinerados, pagan lo que sea para sentirse fresi-nacos (ya lo comprobamos con las playeras con mensajitos estúpidos que les vendía otro tarado llamado Diego Luna) y presumirle a sus amiguis lo populacheros que fueron por un día los precios de los boletos se han ido a las nubes y el espectáculo deportivo que solía ser la lucha libre cada vez es más un espectáculo que un deporte. Ya los quiero ver metiendose a arenas como la Budokan, o cualquiera de las que hay en iztapalapa o neza, noooo, ustedes sólo van a la México y la Coliseo porque ahí lucha el "Místico" (te odio Místico por hacer del teatro del pancracio la peor puesta en escena de todos los tiempos).

2.- Ahora resulta que a ustedes les gusta toooooda la música. Igual me los encuentro en un concierto de Pearl Jam que en uno de Rubén Blades. Igual son fans de The Who (aunque ni tengan idea de quien es Peter Townshend) que de los Misfits, igual les encanta el Daddy Yanki que Bjork y cuando uno revisa su iPod (que pueden andar casi descalzos, pero nunca sin su iPod) los traen seleccionados como: para el relax, para la party, para rockear, para kistch... pinches mensos. Es muy probable que los encuentre en un concierto de música de cámara ataviados con sus pantalones que no se como chingados logran hacer pasar por sus pies (tengo la teoría de que todos ustedes se realizaron una operación que les permite desatornillarselos para poderse meter el pantalón) y con alguna playera semi rota, pero con un saquito bien nice... a veces acompañado por un PONCHO... si señor lector que no se viste así, leyó bien UN CHINGADO PONCHO! También es probable que los encuentre en un concierto de Manú Chao, con exactamente el mismo pantalón, pero ahoria con una playerita de esas hippiosas y con un gorrito tejido que se les vea lo más ridículo posible. En otro caso por ejemplo, es muy probable que me encuentre a una orda de su especie en el metro, ya casi a la hora del cierre, de camino a alguna fiesta de música electrónica en el Centro Cultural España (donde se sirven los pintxos más ricos de la ciudad) con el mismo pantalocinto, pero esta vez utlizando otro tipo de saco que les marque la cintura los hombres (no olvidar los tenis Converse viejos, la bufanda aunque haga calor de los demonios y el lente oscuro aunque sea casi de madrugada) y saquitos que no les marquen absolutamente nada a las mujeres, preferentemente negros con alguna blusa tremendamente escotada, entre menos pechos tengas mejor, no olvidar el listón en la cabeza y los zapatos de tacón.

Y este post ya se extendió, quisiera seguir hablando de estos imbéciles, pero ya es demasiado por hoy, tal vez dentro de otros dos meses que me vuelva a animar a escribir lo haga, mientras tanto les dejo con una frase que leí por ahí y que al parecer ninguno de los antes mencionados ha logrado comprender.

NO ES LO MISMO GENTE-INDIE QUE INDIE-GENTE