Zen

Estaba el alumno ansioso por aprender todo en el menor tiempo posible. El maestro con la paciencia y la sabiduría que acompaña a la edad, le preguntó si deseaba aprender con la experiencia propia o la ajena. El alumno sin reflexionar respondió en forma categórica: “¡Con la mía!”. El maestro procedió a golpearlo muy fuerte en la nariz.

3 comentarios:

Mandarina Acida dijo...

jajajajaja saludos risueños de mañanas frias

Mandarina Acida dijo...

so.. where are you????????????

Anónimo dijo...

hola buen dia o noche lo que se, estoy de anonimo por hueva, me gusta el..... este coso, no estoy de acuerdo con alguna que otra cosa pero bueno, el caso es que ta chido. jo jo jo.