Pa que lado va la vergüenza?

¿Qué le pasa a la gente?

Primero: 1089 personas me han preguntado si ya fui a ver "El Código Da Vinci" solo para inmediatamente después de que respondo que no, me cuestionen si ya he leido el libro, a lo que por supuesto respondo que tampoco. ¿Pues que es un chingado requisito como la credencial del IFE o la licencia para manejar? Lo peor es que se indignan, como si ese librucho fuera una verdadera obra maestra, cuando la verdad es que en nivel intelectual no tiene alcances mas allá de bodrios como "Volar sobre el pantano". Pero como a un pendejito se le ocurrió (como a muchos otros antes que a él) poner en duda aspectos fuertes de la religión cristiana, entonces si, la gente brinca, se siente culturosa por un día, se dirigie a cualquier estación del metro y compra por miseros treinta pesos su copia pirata de lo único relevante que hará en su vida el "polémico" escritor Dan Brown.

Esa estrategia ha sido utilizada hasta el cansancio, esta mas sobada que los dibujos de la primaria coloreados con Prismacolor. Pero la gente sigue cayendo, comprando noveluchas que afirman hechos sin bases científicas o por lo menos extraidos de estudios serios, si a Olga Wornat le aplicaron una multa por "difamar" a los hijos de Marta Sahagún, a este cabrón deberían tirarlo rodando enredado en una alfombra desde la cima del Cerro del Chiquihuite. Como bien dice mi amigo Mangos, esa película esta pensada para la gente que, o no entendió el libro o le dió hueva leerlo, para culturosear a gusto en sus tertulias literarias en el cafecito local intercambiando puntos de vista desde la perspectiva "novelística" o "analítica".

Pero bueno, me estoy desviando del tema central, que tiene que ver con el título y como bien pueden imaginarse estoy haciendo referencia al muro que van a construir en la frontera sur de los Estados Unidos, llamado "El Muro de la Vergüenza" y es aquí donde entra el segundo punto:

1756 personas me han preguntado si estoy a favor o en contra de que se construya dicho muro... mi posición es exactamente la misma que si le preguntaran a cualquiera de ustedes si están a favor o en contra de le construya una barda a mi cuarto para que no entre el perro... me vale madres!!

No tengo ningún posicionamiento al respecto, lo que si, es que no entiendo a la gente que realmente toma una postura o se indigna con esta situación. No veo donde encaje la definición de vergüenza en el hecho de que un País que es dueño de su territorio, que no le tiene que pedir permiso a nadie para construir o derribar lo que le se le de la gana dentro de su territorio, quiera construir un muro para evitar algo que el vecino del sur no ha tenido la capacidad de evitar. La vergüenza, desde mi punto de vista, realmente radica en que la ilegalidad sea nuestra segunda mayor fuente de ingresos. Vergüenza deberían tener los no se cuantos residentes ILEGALES que salen a protestar porque los llaman ILEGALES, los cretinos que exigen que no se les llame delincuentes cuando tanto en ese País como en China a la gente que trasguede la ley se les llama DELINCUENTES. Brincarse las normas establecidas no solo por los Estados Unidos, sino por cualquier otro País es un acto de ilegalidad y por lo tanto eso te convierte en un criminal, a los criminales se les arresta, se les priva de su libertad y eso es precisamente lo que hace la patrulla fronteriza (por supuesto que con un fuerte toque de pasademadrizmo).

La gente se indigna cuando ve por televisión como se madrean a un ilegal, lo admito, a mi también me encabrona mucho ver eso. No trato de justificar esos hechos, pero volviendo al ejemplo de mi cuarto y el perro, cuando el pinche perro me saca que mis casillas porque ya le adverti chingomiles de veces que no se meta porque lo voy a madrear, por supuesto que le volteo un correctivo. Repito, no justifico, pero entiendo que esa gente se sienta un poco hasta la madre.

La otra cara de la moneda es la necesidad que tienen los norteamericanos de tabajadores llamense mexicanos o de cualquier otra nacionalidad, gente que como dijera nuestro ilustre presidente, haga el trabajo que ni los negros quieren hacer. Pero la verdad es que ya hay un chingo, y si ellos no quieren hacer esa chamba no es nuestro pedo. Allá ellos si quieren dejar de comer tomates o maíz, allá ellos si no encuentran quien les recoja el algodón, ese es muy su pedo. Es hasta chistoso que nos pongamos el traje de SuperMan y salgamos con esas mamadas de que si nuestros paisanos dejan de trabajar los E.U. se chingan... pos que se chinguen!! a ver!! Pero a la gente le da culo saber que se van a quedar sin chamba y todavìa se encabronan de que a algunos no los dejaron ir a la marcha, PUES CLARO QUE NO LOS IBAN A DEJAR IR PENDEJOS!! ¿por qué el patrón les iba a dar chance de: "si, andale Jacinto, ve a mentarme la madre a gusto, mañana nos vemos"? POR FAVOR!!

Entonces ¿qué vergüenza es la que realmente viene tras ese muro? en mi opinión la vergüenza es para este lado, el lado que no le supo dar a esa gente por lo menos para tragar, el lado que se encabrona de que lo llamen criminal o ilegal cuando lo serìa si hiciera lo mismo aún en su propio País, el lado que depende economicamente de esos actos ilegales, el lado que no ha podido evitar que el otro lado se pase de madre a la hora de detener o deportar a su gente, el lado que solo pone pretextos y da largas para darle una solución REAL a este problema, del lado que no entiende que el problema no es que construyan o no un muro.

It's up to you

you might call it existential crisis
I simply call it the bravery
of emptiness

Desolación

El dia de ayer recibí una de esas noticias que uno nunca quisiera recibir.

Valentín Trujillo falleció debido a un infarto al miocardio la madrugada de ayer a la edad de 55 años. Valentín fue un hombre al que admiré por años, películas como Ratas de la Ciudad y Un Hombre Violento marcaron mi vida para siempre. Verlo hacer esas expresiones de profundo dolor en la pantalla era un regocijo y alternando con otras grandes estrellas del cine nacional como los hermanos Almohada o Maribel Guardia un deleite.

Se nos fue justo cuando el inexistente cine mexicano se encuentra sumergido en una severa crisis, donde la falta de creatividad, acompañada de las actitudes posers de babosos como Diego Luna y el otro maricón que ni me acuerdo como se llama pero que seguro identifican, son lo que absorve la atención del público.

Valentín nos deja un enorme vacio, dificilmente encontraremos otro actor TAN MALO que con todo y su casi nula capacidad histriónica nos provoque sentimientos como los que nos mostrara el señor Trujillo. Igual podía uno llorar que cagarse de la risa, el ejemplo que se me viene a la cabeza en este momento es aquella trágica escena de "Perro Callejero" en la que después de robarse la lana de un horfanato y haber sido descubierto, entra a un cuarto para ver como Erick del Castillo en una actitud pseudo mesiánica se pone ejemplar madriza, castigandose a si mismo para evitrle la pena a Perro (Valentín Trujillo), quien según el mismo Erick, ya ha sido castigado suficiente por la vida.

Valentín, donde quiera que estés, debes saber que entre los mortales serás recordado por generaciones. No como a Gloria Trevi o Jaime Camil (que tiene el ¿merito? de haber conseguido que U2 viniera a México), sino como a un ícono de la epoca de plomo del cine Méxicano. Ese cine que por muy vulgar, chafo y barato que pueda ser, era el que teníamos.

Llegue desde este culo de blog una mentada de madre a todos esos actorsuchos malpedo que medio triunfan en Hollywood o donde sea y que hacen mamadas como solicitar solo entrevistas en inglés o promueven el cortometraje en comunidades rurales que apenas si saben lo que es una televisión.

ATM

Voy a empezar mi autobigrafía en unos cuentos días.

Me cuesta trabajo entender que es lo que motiva a la gente a escribir autobiografías. No se si lo hacen porque presienten la muerte. Tampoco entiendo por qué nunca se animaron a escribirla antes, ¿acaso jamás pasó por su cabeza la idea de que podrían morir ese mismo día?

Al fin y al cabo siempre quedará incompleta, ¿quién ha vivido lo suficiente para narrar su muerte? Por eso es mejor escribir memorias, así sólo tendra que aparecer en ellas lo que se te vino a la cabeza en ese momento (a menos que lo que se te venga a la cabeza en ese momento sea una calibre .380)

Además ¿qué les hace suponer que su vida sería interesante para otras personas? Para profesionales del chisme como Pepe Origel o Javier Alatorre tal vez, pero simples mortales de carne y hueso, como tu y como aquel, qué jodido interés podrían tener en enterarse de a cuentas mujeres contagió de herpes mmhh.. no se, por ejemplo... Juan Gabriel.

Con estas ideas en la cabeza le mostraré al mundo mi verdadero rostro, un rostro lleno de dulzura y respeto por los seres vivos que habitan este hermoso planeta. Este rostro que por 21 años ha traido alegría a los hogares de todo Viaducto Piedad, enamorando a las hijas de las amigas de mi madre desde temprana edad y surtiendo de cerillitos nuestro Wal-Mart local.

Mis memorias seguramente estarán repletas de historias de exito, con el fin de hacer rabiar a los ñoñasos que en algún momento de mi vida vinieron a mis aposentos a rogarme por empleo. Viejos amigos buenos para nada, de esos que se encabronan por decirles sus verdades, los que te dajan de hablar porque su vieja se siente atrida por ti aunque tu ni la pelas. De ejemplares madrizas que me diera mi madre por llegar a mi casa a horas impensables para cualquier chamaco de once años. De recuerdos moribundos de una infancia feliz.

Mis memorias no tendrian por qué ser escritas de un modo muy distinto al funcionamiento actual de mi memoria. Recordando cosas que me convienen y suprimiendo lo que se siente feo, nunca faltará la gorda sensible que derrame alguna lágrima por alguna situación que ni yo mismo consideré que lo ameritara.

Mis memorias van a costar $10.00, no por que considere que mi vida valga poco, mas bien lo considero un precio justo por enterarse de cosas de las que pudieron haber prescindido el resto de su vida... bajo este argumento ¿no se sienten timados?

Mis memorias serán lo que soy, o como diría sabiamente Danny Bonaduce... "Soy un accidente automovilístico y ustedes tienen el derecho de bajar la velocidad para observar"