Ser un Don Nadie o un Don Palabras en mi p$%*! País

Hola:

Mi nombre es Sergio Hernández
Actualmente cuento con 21 años de edad
Radico en la ciudad de la esperanza (distrito federal)
Soy responsable por un niño de aproximadamente 5 años
Trabajo en un despacho de diseño y desarrollo multimedia
Tengo novia
Cuento con estudios de preparatoria (abierta)
Nunca aprobé mi materia extracurricular (Pintura)

Con este perfil pensán que soy un Don Nadie... y no se equivocan, efectivamente soy un Don Nadie y me siento muy cómodo con esa posición. Esa comodidad que solo te puede dar el tener la certeza de que nadie espera nada de ti.

En este, mi p$%*! País, podemos encontrar muchos ejemplos de que el ser un Don Nadie es lo mas cercano a la plenitud. Cuando el ser humano deja de crear, inovar, construir y crecer con la finalidad de aportar algo en beneficio de su especie (lo cual no genera ningún tipo de presión sobre él, sino al contrario, la sensación de "no me estes chingando si ves que te estoy haciendo un favor") y empieza a hacer todo eso esperando la admiración, respeto, retribución o devoción de otros se convierte en un vertedero de stress.

Se presionan pensando si lo que hacen será del gusto de los demás, si cumplirán con las espectativas que tontamente han generado ellos mismo. Los botes de basura de los pretenciosos siempre están repletos de obras sobre-saturadas o borradores que terminarán siendo trabajos insípidos, falsamente disfrasados de minimalistas o arte conceptual.

El Donadieismo (arrozz!) como me gusta llamarle, es una doctrina que cada día influye mas sobre los jóvenes, en especial a los universitarios. Jóvenes a los que día tras día recibo con amor en mis aposentos para adoctrinarlos y ayudarles a llevar esa cruz tan pesada que llevan consigo desde que entraton a la primaria y que se llama Sociedad, esa salvaje epidemia que destruye sus sueños e ilusiones de irse a revolcar con los pingüinos al Polo Norte o ser astronautas, para convertirlos en tontos robots ingenuos que me remiten a las películas del Santo VS Los Marcianos, repitiendo hasta el cansancio "De-bo es-tu-di-arrrr pa-ra ser al-guien en la vidaaaa" como si leer a Baudelaire les fuera a resolver sus problemas. Y aclaro, no estoy en contra de la educación, estoy en contra de como se aplica la palabra "estudiar". Cuando pregunto a alguien: ¿A qué vas a la escuela? y me contesta: "pues a estudiar", no hace mas que autoengañarse y repetir de nuevo como ingenuo robot (porqué hasta eso hay robots inteligentes) lo que la sociedad le ha pre-programado. El estudio de algo se basa en su razonamiento, en su comprensión y no en memorizar y subrayar frases de un libro.

Ya me cansé de escribir, pero esto no se acaba aquí, todavía me faltan las dos horas y media de debate de rigor con la flaca.

...

Tengo ganas de conseguir un megáfono, acá... bien chonchooooteee y mentarle la madre a toooodooos los habitantes del mundo.

Así como los jugadores de la selección mexicana de base ball, que nomás por chingar gente (ni madres que fue por honor o dignidad) le ganaron a la selección gringa, me dan ganas de salir y aventarle cubetadas de agua con cloro a los ejecutivos de fonda (como me gusta llamarle a los trabajadores explotados posers de mis rumbos) esos que van caminando como estúpidos con sus trajecitos ensamblados, formados por combinaciones horribles en tonos azules y cafés.

Me dan ganas de subirme a mi moto... bueno, primero me compraría una moto. Agarraría ese cinturón con el que mi jefesita del amor solía reprenderme poniendome ejemplares madrizas y a 80 o 90 km/h le sorrajaría un chingadazo en el culo a las pinches viejas estúpidas que se estacionan en doble fila en el colegio que esta frente a mi oficina y que con tooodooo el valemadrismo del mundo salen de sus autos para intercambiar chisme con las presbiterianas que se dejen.

Me dan ganas de meterme a esas clases de aikidokaratemuetaekwando, para reventarle la madre en todos los estilos a ese pinche viejo que todas las mañanas saca a su pequeñita de 4 años a nalgadas de su casa, sólo porque al pendejo se le hizo tarde, seguramente por rascarse los huevos y ver televisión hasta las 4 de la mañana, y no encuentra a ninguna otra persona con quien desquitarse.

VegetariASNO

Término empleado (por mi) para nombrar a aquel puqueque irredento que no hace mas que comer ensalada.

¡COME PASTO COMO EL ASNO QUE ERES MALDITO!

Hola a todos, los extrañe... no había escrito porque estuve a punto de quedarme sin dos dedos por andarme pirateando la tinta de un cartucho Lexmark... pinches mierdas ni para piratearse la tinta son buenas las chingaderas.