Mamá. yo quiero meter el dedo a la vela

Este post lo tenía guardado desde el día del suceso, pero la neta me había dado hueva publicarlo. ENJOY (si, como no)

Se nos quebró Steve Irwin, el "Caza Cocodrilos". Pues en el nombre llevaba la penitencia el carnal ¿A poco se llamaba "El contempla matarrayas"? ¿No, verdad? Eso pasa cuando te la vives picandole las costillas a los animalillos salvajes, que no sé por donde leí muy acertadamente, lo que necesitan es comida y no buenos amigos. Ahora, pensemos un momento. Estoy casi seguro de que a este carnal no le pasó jamás por la cabeza que corría algún peligro cuando filmaba aquella mantarraya, como pienso que tampoco le pasó por la cabeza esa idea el día que heroicamente puso a su pequeño(a?) a unos cuantos metros de un cocodrilo.

Por cierto ¿Saben que canción fue la última que escuchó Steve antes de hecharse al agua el día del accidente?

Caifanes
Para que no digas

Ando buscando
Las formas ocultas
De una mantarraya
Con neurosis ausente

1 comentarios:

Paola dijo...

jajajajaja! Que manchego, pero muy cierto... una cosa es querer preservar el ambente y otra estar chinguelos que chinguelos pa ganar dinero.