En homenaje póstumo a Galo Gómez

...En la parte final de su texto, que la familia de Galo no quiso que apareciera como epílogo de Días de Coraje, Avilés, después de recordar el maltrato que sufrió su amigo en Reforma y Milenio, publicaciones financiadas con capitales del Grupo Monterrey, afirmó que en los rótulos de las calles donde se produjo el “accidente”, Galo dejó escrito su recado póstumo:

“… en Obrero Mundial y Monterrey, colonia Roma. Sus ideales socialistas, sus verdugos neoliberales y el nombre de la única ciudad que pisó en Europa. Todo junto…”

En tu conciencia quedará Ciro... Pobre de tí

1 comentarios:

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Qué tristeza que los familiares de Galo Gómez se hayan negado a que el texto de Avilés apareciera como epílogo del libro, si así lo merecía.