Durante años científicos (locos) y filósofos ("locos" sería un pleonasmo) han intentado establecer un parametro que determine las características del "ser humano maduro estandar" (arrrrroz!!) bien sabido es que hasta el día de hoy ninguno lo ha logrado con exactitud.

En nuestra época hasta un adolescente de 12 años puede llegar a ser maduro según los conceptos sociales con los que vivimos, como ejemplo citaré a los niños de la calle que tienen hijos en las coladeras o aquellos que mantienen a sus hermanitos pidiendo lismosnas en el metro. Una persona madura, en teoría, debería ser aquella que ha logrado un balance emocional que le permite enfrentar situaciones adversas desde una perspectiva inteligente y propositiva. Sin embargo en este, nuestro hermoso País, estas definiciones valen para pura madre.

"No me gusta que salgas con ese hombre!" "Pero por qué mamá?" "Porque él ya es un hombre maduro!"

Estereotipo de la persona madura de telenovela:

Medio canosillo, bigotito estilo Mauricio Garcés, voz aguardientosa, adinerado, raboverde, mirada zagás, atuendo elegante, notoria virilidad e implacable choro mareador de adolescentes buenonas.

El adulto maduro del blog

Image hosted by Photobucket.com


Image hosted by Photobucket.com


Chale, por eso el término de madurez mejor se lo dejaremos a las ricas manzanas que cuelgan de la ramita, que están que se caén de buenas porque ya están maduritas.

2 comentarios:

el mangos dijo...

jajaj no no te hagas, que a mi me suena que esto es autobiografico pues recuerdo que a la edad de los niños de la calle nosotros ya nos comportabamos como unos ñores.

Padrenatas dijo...

Jajaj, sí se parece a Motita, jajaja. Saludos bro.