Definición de talacha:

Una talacha es todo aquel trabajo que nadie desea realizar. Dependiendo de la situación desde la que se observe, la talacha puede tomar distintas connotaciones:

Desde el punto de vista del jefe: Es aquella tarea de suma importancia para el desarrollo estratégico de la empresa que ha de ser realizada con el máximo esmero y en el menor plazo posible.

Desde el punto de vista del empleado: Es chingarse por nada, normalmente como consecuencia de la última idea genial del jefe, con un trabajo que no suele servir para nada, pero que debería estar listo ayer.

Agravantes que pueden darse en un talacha: urgencia, sin pago de horas extra, mover muebles, limpiar cochinero, tu jefe no se va hasta que acabas.

Cómo reconocer una talacha:

En general, las talachas se reconocen inmediatamente, pero por si el lector es aún novato en estas lides y tiene dificultades en reconocerlas, se dan a continuación algunas pistas:

Introducción: Por regla general, la introducción de la talacha suele llevarse a cabo por medio de frases del estilo: "Oye, no tienes nada urgente que hacer, ¿verdad?" o "Mira, hay una cosa que hay que resolver esta misma tarde".

Síntomas: Una vez que la talacha ha caído encima, se le puede reconocer por los siguientes síntomas: nerviosismo, ojeras, dificultad para conciliar el sueño; mala leche, en función del tipo y plazos de la talacha; incremento en el número de visitas que tu jefe hace a tu puesto para ver "qué tal"; aumento alarmante en el consumo de café; salida de la oficina a deshoras (o como chingados se escriba) con la inquietante sensación de que uno va a su casa nomás de visita.

La prueba del nueve: Si, pese a las indicaciones anteriores, el lector aun no tiene claro sí lo que le ha caído encima es un talacha, puede llevar a cabo la llamada prueba del nueve de la talacha: solicítese ayuda a un compañero referente a la talacha objeto de sospechas. Si el compañero responde con alguna de las siguientes evasivas: "Es que yo no sé nada de eso", "Es que estoy muy ocupado" (cuando es bastante obvio que no está haciendo nada) o "Mira, con gusto te ayudaba pero..." puede estarse plenamente seguro de que uno se está enfrentando a una auténtica y genuina talacha.

Sujetos activos y pasivos de la talacha:


La talacha tiene como principal característica la presencia de numerosos sujetos involucrados en su ciclo de vida. Lo que sigue es una lista incompleta de los sujetos más comunes implicados:

Sujetos Activos:

Los sujetos activos de una talacha son los encargados de dirigir las talachas hacia los sujetos pasivos. Dependiendo del organigrama de la empresa, los sujetos activos pueden, a su vez, ser sujetos pasivos de otros.

La siguiente lista describe los tres tipos más usuales de sujetos activos, en orden creciente de actividad talachera.

Entalachador:

El entalachador es aquel sujeto que, por las características de su puesto (o de su forma de ser, que hay de todo) asigna talachas a los demás. Cualquier persona que consciente o inconscientemente te suelte una talacha adquiere automáticamente la categoría de entalachador.

El entalachador suele asignar talachas de forma esporádica o prolongada en tiempo. También existen entalachadores que entalachan de forma más periódica, pero siempre con un volumen reducido de talachas.

No debe odiarse en exceso al entalachador, ya que él, a su vez, suele tener otros entalachadores por encima que generan las talachas y él se limita a reasignar (usando una técnica de Talacha Throwing, que se verá más adelante)

Asignador de talachas:

El Asignador de talachas es un tipo especial de entalachador, cuya función es la asignación periódica y sistemática de talachas.

El Asignador de talachas, a veces conocido como Jefe de Proyecto, se caracteriza por sufrir de una personalidad inestable que le hace cambiar de parecer con frecuencia, suprimiendo las talachas asignadas y/o reemplazándolos por otras, si se puede, aún más inútiles.

Rey talacha:

Este es el entalachador supremo. El rey se caracteriza por la generación de talachas de proporciones titánicas, sencillísimas según él, que deben estar terminadas siempre en un tiempo récord.

El rey suele ocultarse tras una fachada inocente que oculta sus verdaderas intenciones. Se dice de ellos que son lobos con piel de oveja, en honor a uno de los más famosos Reyes que ha conocido la historia.

Como suele suceder, la inutilidad de las talachas asignadas por un Rey es directamente proporcional al esfuerzo necesario para conseguirlas e inversamente proporcional al tiempo disponible para acabarlas.

Existe una variedad mutante del Rey, de denominación incierta (“Elmasjijodelachingada”, es la más común) que se caracteriza por ser un híbrido de Rey y Asignador. Obviamente, estos sujetos son seres desgraciados (en su doble acepción) ya que todo el mundo rehuye hablar con ellos ante la altísima probabilidad de acabar cubierto de caca.

Sujetos pasivos:

Los sujetos pasivos son los destinatarios finales de la talacha. La característica de sujeto pasivo no debe ser objeto de frustración, ya que existen técnicas que pueden hacer al sujeto pasar de pasivo a activo, como se verá más adelante, en alguna otra ocasión. El más común de todos es el siguiente:

Entalachado (“cargololachingueitor”):

Se denomina entalachado a todo sujeto al que acaba de caerle encima una talacha.

Todo el mundo es vulnerable a verse entalachado, ("everybodyisentalachable") por lo que categoría de entalachado no es exclusiva de ningún grupo específico. Como dice uno de esos sabios proverbios que nuestros ancestros entalachados nos heredaran: "Se entalacha el Rey, se entalacha el Papa, y hasta la mujer más guapa de entalacharse no se escapa".

Luego... más sobre las TALACHAS.

8 comentarios:

La Babylimoncito dijo...

me gusto la forma de plasmar sus ideales, saludillos

el chilango de duranyor dijo...

Es un orgullo leer este post, y reconocerme como un wevonazo...la talacha no es para mí, ya la tengo bien identificada. Chido el post k...

el chilango de duranyor dijo...

Por cierto, tu haces talachas?

el chilango de duranyor dijo...

Parece albur pero no es, man. Es que en esa foto que tienes en el día del patrón te ves como todo un padrote.

Padrenatas dijo...

Jajajaj, cabe reconocer que en las oficinas de gobierno, aquellos que se dedican a sacar un chingo de talacha son los que hacen el servicios social.

pibott dijo...

es chido talachear

el mangos dijo...

lo bueno de talachear es que si algo te sirve te lo puedes llevar bajita la tenaza antes de inventariarlo y asi el patron y tu llegan a un estado de reciprocidad entre entalachador y entalachado. arrozz! que buen post talacha rules!

Borreguito dijo...

te falto la talacha de gimnasta jajaja son los tres pasos antes de aventarte un resorte o una redondilla :P