Putas somos todos (continuacion)

Dista de ser secreto que los dias especiales estimulan la economia y promueven la creacion de empleos. No esta lejos el anio en que los peatones promovidos por ese dia especial en que los automocilistas se abstienen de lanzarles la lamina de esquina a esquina, disfruten de un obudsman que alce la coz por ellos y a partir de ese gesto asistamos a la creacion del dia del repartidor de pizzas: kamikaze incomprendido, enemigo jurado del automovilista y camioneros al que hasta hoy se le considera desechable. Y ello a su vez abrira las puertas para el resto de los repartidores a domicilio, ¿o es que los que nos traen el sushi no merecen un trato igualitario? para alivio y confort de las conciencias que hasta hoy se atormentan temiendo que la cena termine , repartidor incluido, bajo las ruedas de cualquier grosero microbus, sin que siquiera una voz acredite el heroismo del caido. Solo que aqui volvemos al mismo problema: no hay dias suficientes para tantos merecidos homenajes, a menos que aceptemos la posibilidad de que un solo dia sriva para reconocer diez o quince proceres cotidianoscon el desgaste consecuente de la causa. Hay pues que priorizar, y ello exlica el asunto de los peatones y los generos, si bien no todos encargamos o repartimos monchis a domicilio no hay nadie que se salve de ser peaton o pertenecer a uno de los dos generos disponibles. Pensemos pues en aquellos anonimos que se esfuerzan en hacernos la vida llevadera: del cartero a la madre y del padre a la secre, se trata de perdonas con las que debemos tratar cotidianamente y de cuyas fatigas apenas nos dignamos estar al tanto. Lo cual no significa que pensemos en el dia del politico o del servidor publico, del cobrador o el del tablajero, por mas que sus quehaceres nos involucren casi a todos. Pero si no tenemos empacho en homenajear a las mujeres o a los hombres maltratados, bien hariamos en hechar un ojo a la historia y hacer un reconocimiento a la profesion anieja por excelencia. ¿Como es que tantas madres y mujeres sufridas gozan ahora de nuestra consideracion anual, mientras las sexosiervas, que tantos hijos llegan a tener, no reciben sino billetes sucios, malos tratos publico despecio? NO SENIOR, ES MI DEBER PROTESTAR!!
Continua...

0 comentarios: